Escotet, sobre el impuesto al sector: “Afecta a la solvencia, la rentabilidad y la posibilidad de conceder nuevos préstamos”

Escotet, sobre el impuesto al sector: “Afecta a la solvencia, la rentabilidad y la posibilidad de conceder nuevos préstamos”
Escotet, sobre el impuesto al sector: “Afecta a la solvencia, la rentabilidad y la posibilidad de conceder nuevos préstamos”
---

El gobierno y el sector financiero siguen enredados en un calendario muy ajustado. Esta semana, parece que la compleja negociación para aprobar un nuevo plan para ayudar a las personas con problemas hipotecarios, tanto vulnerables como en riesgo, finalmente se ha cerrado de golpe. Pero al mismo tiempo, persisten las brechas por la imposición de un nuevo impuesto extraordinario al sector por el aumento de su plantilla por la fuerte subida de tipos de interés. “Afecta a nuestra solvencia, afecta a nuestra rentabilidad y, por tanto, afecta a la posibilidad de conceder nuevos préstamos. Está aprobado, cumpliremos la normativa, pero creo que no es el camino correcto”, aseguró este jueves Juan Carlos Escotet Rodríguez, presidente de Abanca, durante su participación en el Foro de Tendencias 2023.

El Gobierno ha impulsado un impuesto extraordinario para el sector financiero, con el que pretende recaudar 3.000 millones en dos años. La propuesta consiste en aplicar un tipo del 4,8% sobre el margen de intereses y comisiones netas de los bancos por sus actividades en España para aquellos que superen los 800 millones anuales entre ambas cifras. Durante el trámite parlamentario se incluyó un cambio y también deberá ser pagado por las entidades extranjeras que operen en el país, independientemente del volumen de su actividad. El ejecutivo justifica la tasa por la necesidad de obtener un aporte adicional del sector financiero, considerando que se beneficiará de alzas de tasas que, de no haber sido por las presiones inflacionarias, se habrían producido de manera más gradual. Aunque el sector financiero, como aseguró Escotet, lo anormal fueron las tasas negativas de los últimos años.

“Me parece que estamos atacando el problema por el lado equivocado”, dijo Escotet durante su conversación con el corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos, Miguel Jiménez. “El sector privado, el sector bancario en particular, no tiene ninguna responsabilidad en el manejo de la política fiscal en los últimos años y mucho menos en la política monetaria. Cualquier intervención por parte del Gobierno acaba siendo perjudicial para la economía y nos aleja de Europa”, añadió en un encuentro que reúne en Madrid a empresarios y políticos preocupados por abordar los retos económicos que plantea la difícil situación actual. El encuentro, organizado por EL PAÍS y la consultora de comunicación Harmon, cuenta con el patrocinio de Abanca, Abertis, EY, Iberdrola, Telefónica y Tendam.

También planteó la posibilidad de que las entidades acudan a los tribunales para dejar de pagar la nueva tarifa, posibilidad a la que ya se han abierto algunos altos ejecutivos de la industria en los últimos meses. Sobre este tema, Escotet no ha precisado si Abanca declarará o no, aunque ha afirmado que es muy probable que los bancos acaben ganando los juicios: “Es para diferir el problema a futuros ejercicios. Esto no parece ser una actitud prudente y responsable”, criticó al gobierno.

Ayudando a las hipotecas en apuros

También mencionó las nuevas ayudas a los acreedores hipotecarios, aprobadas por el Consejo de Ministros este martes. En cuanto a la asistencia a clientes en apuros, Escotet recordó que los bancos lo han tratado caso por caso y que ya existe un código de buenas prácticas. Es precisamente este protocolo el que ahora se amplía, para los más vulnerables, y se ha añadido un nuevo código, para mayores rentas, que estará en vigor durante dos años. “La realidad es que todavía no tenemos impagos, el sector todavía no ha trasladado los tipos de interés”, dijo el presidente de Abanca. Según datos del Banco de España, la morosidad en agosto todavía estaba por debajo del 4%, en niveles históricamente bajos. Otra clave que debería reducir los problemas generales es la firma mayoritaria de hipotecas a tipo fijo en los últimos años, en torno al 70% de la nueva producción. Eso sí, el supervisor calcula que sólo el 27,1% del saldo pendiente es a tipo fijo.

Escotet también destacó otro efecto de estos cambios regulatorios, que dijo perjudicará al sector financiero. “La percepción en los mercados internacionales de este tipo de intervenciones puede afectar la Los grados del banco español. Esto puede deteriorar nuestra capacidad de acceder al crédito mayorista ya los mercados internacionales”.

---

Por otro lado, ha destacado la buena posición de la banca española, especialmente en relación con la situación en la que llegó a la crisis de 2008. Por ejemplo, es mucho mejor en solvencia, en morosidad y en préstamos a depósito. Velocidad. “Nos permite creer que se puede mantener el flujo de crédito y reduce la vulnerabilidad de las instituciones”, subrayó.

EL PAÍS de la mañana

Despierta con el análisis de la jornada de Berna González Harbour

RECÍBELO

Etiquetas: Escotet sobre fiscal sobre sector Afecta solvencia rentabilidad posibilidad de conceder nuevos créditos Economía

Escotet sobre impuesto sector Afecta solvencia rentabilidad posibilidad conceder nuevos préstamos

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---