Libros recomendados | Katherine Mansfield y los escritores tentados por el cloro, de Laura Fernández – .

Libros recomendados | Katherine Mansfield y los escritores tentados por el cloro, de Laura Fernández – .
Libros recomendados | Katherine Mansfield y los escritores tentados por el cloro, de Laura Fernández – .
---

Esta semana se cumplen 100 años de la muerte de catalina mansfield. Mansfield, un “outsider”, en sus propias palabras Leonard Woolf, alguien que siempre ha sido tratado con desdén por el exclusivo y antipático grupo de Bloomsbury, por no ser más que un “provincial” a quien se le permitía “mirar pero no tocar” lo que tenían -su fama, la bohemia, Londres- había nacido en Nueva Zelanda y terminó en la capital británica porque nunca nada parecía suficiente. Es injusto que pasara a la historia como una nota a pie de página en la vida de Virginia Woolf — la amiga-enemiga con la que la autora de “Mrs. Dalloway” decía rivalizar, y sin la cual, dijo, sus libros serían peores— siendo como ella una especie de fuerza de la naturaleza que pasó 34 intensos años en el mundo.

No hay necesidad de volver a su infancia rebelde —la tuvo que criar su abuela porque su madre no podía ni verla: ella habría querido que fuese un niño— ni a lo que estuvo a punto de hacer por amor cuando perdió la cabeza por su profesor de violonchelo a los 14 años —Mansfield iba para concertista, fue una buenísima violonchelista y era a la música a lo que pensaba dedicarse, hasta que la literatura se cruzó en su camino—, ni que a los 15 conoció a Ida Baker, su primera amante —y alguien a quien mantuvo cerca toda su vida-. Aunque se puede mencionar cómo pudo involucrarse con la esposa de su jefe:Beatriz Hastings– o dejar a su marido en su noche de bodas para fugarse con una violinista a la que abandonaría, aburrida y embarazada, un mes después.

El ilustre padre literario, Kafka, que nadaba diligentemente en verano en la piscina de la Escuela Civil de Natación de Praga, y Lord Byron

La estancia en un balneario, tras este último descanso, la Ciudad balneario de Bad Wörishofen en Baviera, a la que acudió con su madre, Annie, inspiró su primer libro de cuentos, titulado simplemente “En un balneario alemán” (Alba), y publicado en 1911. En 1911, Mansfield tenía 23 años. En este balneario, tuvo un aborto espontáneo y perdió al bebé. Su vida siguió. Pero en cierto sentido, cada vez que se abre este libro de cuentos, permanece congelado en el tiempo. Mansfield no suele hablar en sus diarios, como si lo hiciera François Kafkade lo que nadaba en esos sitios a los que iba a menudo —no fue aquel, el balneario de Bavaria, el único en el que pasó una temporada—, pero los protagonistas de sus cuentos —cuyo argumento es siempre un conflicto interior— sí ils lo hacen.

ocurre con Juan CheeverPor ejemplo, algo parecido. Por mucho que escribió “El nadador”, no solo podría ser el mejor cuento de todos los tiempos, o cómo la vida puede ser nada más que tratar de llegar a casa, a través de las piscinas de los vecinos, completamente borracho y perdido. – pero seguramente la mejor historia jamás escrita sobre alguien adicto al cloro, o tentado por él, que prefirió patinar sobre hielo. Sus “Diarios” (Random House) están llenos de momentos a solas sobre lagos helados, tramando historias. Aunque para ilustres nadadores literarios, el citado Kafka, que nadaba habitualmente en verano en la piscina de la Escuela Civil de Natación de Praga, y señor byron.

Shapton estuvo a punto de convertirse en atleta olímpica y su historia es la más completa y profunda sobre la vida real bajo el agua jamás vista.

---

Noticias relacionadas

El poeta inglés, buen amigo de Percy y Mary ShelleyFue un excelente nadador de aguas abiertas, tanto que en 1810 fue el primero en cruzar a nado el estrecho de Helesponto. Lo cuenta Leanne Shapton en un fascinante artefacto de arte llamado “Bocetos de natación” (Blatt & Ríos). A ‘memoria’ que trata de escapar de su condición de “memoria”, ampliándola hasta convertirla en una obra de arte. Shapton, nacida en Canadá en 1973, es editora de arte de la ‘New York Review of Books’, y una reconocida artista, cuya obra ha recorrido el mundo tras aparecer en ‘Her’, la película de pincho jonze sobre un chico enamorado de un sistema operativo, con una voz que solo lo escucha y responde a lo que pregunta. Y había una vez un nadador.

De hecho, todavía lo es. Pero no tan en serio. Shapton estaba a punto de ser nadador olímpico y su historia, a la vez un inventario de trajes de baño, tipos de rivales, piscinas de motel, momentos con su madre (una inmigrante filipina en Canadá, un pez solitario fuera del agua) y momentos a solas (demasiado a menudo sola pensando que la vida era lo que otros tenido, todo lo que hicieron mientras nadaba- es, sin duda, lo más completo y lo más profundo, casi un abismo en sí mismo, que jamás se haya hecho en la vida real bajo el agua. A Kafka, Lord Byron, la propia Mansfield y especialmente a John Cheever les hubiera encantado leerlo.. Toda vida es un conjunto de momentos que, con el tiempo, aparecen, como aquí, desordenados, y alcanzan su verdadero sentido.

Etiquetas: Libros recomendados Katherine Mansfield los escritores tentados por cloro por Laura Fernández

Libros recomendados Katherine Mansfield los escritores tentados por cloro Laura Fernández

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

NEXT Libros que debes leer si quieres emprender