‘La voluntad de creer’, el milagro del habla – .

‘La voluntad de creer’, el milagro del habla – .
‘La voluntad de creer’, el milagro del habla – .
---
  • Texto
    Pablo Messiez, tras “La Palabra”, de Kaj Munk
  • Dirección
    Pablo Messiez
  • área de escenario
    Max Glaenzel
  • Destello
    carlos marquerie
  • Sonido
    Iñaki Ruiz Maeso
  • diseño de vestuario
    Cecilia Molano
  • entrenamiento corporal
    Elena Córdoba
  • artistas intérpretes o ejecutantes
    Marina Fantini, Carlota Gaviño, Rebeca Hernando, José Juan Rodríguez, Íñigo Rodríguez-Claro y Mikele Urroz
  • Cuadrado
    Naves de los españoles, Matadero Madrid

“¿Has visto el de Messiez? “Voy a ver a Messiez”. argentino Pablo Messiez ha logrado posicionarse por encima de las producciones que escribe o dirige, y eso es algo que muy pocos dramaturgos logran. Lo realizó con diferentes puestas en escena, inquietantes, fascinantes, poéticas… Pero sobre todo personales. El teatro de Pablo Messiez tiene una pátina inconfundible, un acento único y una forma muy particular -también eficaz- de comunicarse con el público. No es un teatro cómodo, es un teatro exigente, con un universo propio, a veces hermético, y una poética que pide al espectador que se entregue a la belleza de las palabras, su verdadera columna vertebral.

“La voluntad de creer” es Messiez en estado puro. Parte precisamente de un texto titulado ‘La Palabra’, escrito por Kaj Munk, en el que Carl Theodor Dreyer basó su película ‘Ordet’ (1955). Son la falsificación sobre la que el dramaturgo argentino escribió su texto, en el que se encuentran sus mejores virtudes: poesía, calidez, profundidad, belleza… Con un solo pero: el exceso de condena, la abundancia de frases moldeadas más propias de un libro de proverbios que una obra de teatro.

Es en todo caso un pequeño pecado en esta magnífica función donde se aborda fundamentalmente la cuestión de la fe, de la voluntad expresada en el título y de su poder, pero también de la ficción y la realidad, del sueño, del deseo. Apenas llega el público al teatro, Pablo Messiez envuelve a los espectadores en el espectáculo, los enreda en la tela de araña que tejen los actores, equilibrando su propia personalidad y la de sus personajes. El espacio escénico de Max Glandel poco a poco va delimitando la historia y tiñe de teatro un cuento sonámbulo, en el que el milagro de la palabra se manifiesta fulgurante.


Reportar un error


 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Karol G y Justin Quiles posan juntos en las redes ¿y lanzan una advertencia?
NEXT ‘Vengo de este miedo’: Instrucciones para matar al padre