Breaking news

Los cuatro debates feministas que abrieron la polémica del último programa de ‘Estirando el Chicle’

Los cuatro debates feministas que abrieron la polémica del último programa de ‘Estirando el Chicle’
Los cuatro debates feministas que abrieron la polémica del último programa de ‘Estirando el Chicle’
---

La cosa empezó con un broma un minuto y 28 segundos el pasado miércoles 10 de agosto. En la cuenta oficial de Podcast de estiramiento de encías

, para el que Carolina Iglesias y Victoria Martín habían invitado a Patricia Espejo y Patricia Sornosa. Esta última es una humorista acusada por algunos de ser trans exclusiva, debido a sus comentarios y publicaciones a menudo agresivos e hirientes, especialmente hacia personas no binarias, trans y queers. La mera presencia de Sornosa en estirar la encía, uno de los pódcast lo más escuchado en español, con dos Ondas ex aequo con Ideal semanal total distorsionado y la bandera de protección de los derechos LGTBI, abrió una batalla en las redes que, una semana después, continúa.

los seguidores de pódcast divididos en dos frentes claramente diferenciados: los que acusan estirar la encía dejar de ser un “espacio seguro” para pasar a ser transfóbico, y los que aplaudieron el “coraje” de traer a alguien como Sornosa. Y de fondo, la polémica abrió ciertos interrogantes muy presentes en el movimiento feminista: la cultura de la cancelación —retirando apoyos, en este caso sociales, al programa—, la discusión sobre la inclusión de la agenda trans en la oficial, las disculpas y cómo reparar los daños y el acoso en las redes sociales.

Ante la avalancha de críticas, Iglesias y Martín emitieron un comunicado en el que aluden a su compromiso con el colectivo LGTBI: “Esto es especialmente importante, y es algo con lo que hemos tenido muy claro a lo largo de estos dos años y medio”. Del programa”. Y también al margen de las acusaciones de haber autorizado determinados discursos en el programa: “Nunca en un programa de televisión estirar la encía No ha habido lugar para discursos de odio que violen los derechos humanos de ningún grupo, y nunca lo habrá.

Pero la nota, lejos de calmar la batalla verbal que se había generado, la alimentó por otro lado. Luego empezaron otras acusaciones: de no reconocer el “error” y de no “pedir disculpas”. “De ahí entiendo que dejes que una persona que tiene un discurso de odio manifiesto se promueva en tu programa siempre y cuando en tu programa no digan las cosas que suelen decir para no darte una mala imagen, que es un compañero de trabajo y eso antecede a su transfobia”, decía uno de esos tuits.

El problema escaló a tal punto que la Fundación Internacional de Derechos Humanos respondió a la historia de estirar la encía compartir un mensaje de ONU Mujeres que decía: “Derechos de las mujeres = derechos trans = derechos humanos” (Derechos de las mujeres = derechos trans = derechos humanos).

Muchos otros también los apoyaron. “Chicas, tenéis todo mi apoyo y el de muchas otras personas. No todo el mundo tiene la misma opinión sobre absolutamente todos los temas, y tampoco creo que Patricia Sornosa odie a las personas trans, ni mucho menos. Sólo hace humor con cosas absurdas y extremas. ¡Sigan así!”, decía uno.

La comediante Patricia Sornosa, durante su charla en el podcast ‘Estiramiento de encías’.

Sus otros dos colaboradores habituales, Henar Álvarez y Lalachus, también acabaron colgando mensajes en sus redes para defender a Iglesias y Martín y contra la ola de “odio” que se había generado. Intentaron detenerlo. Sin embargo, después de todo eso, el compañero de Mirror Sornosa en otro programa, Las Patricias, publicó otro tuit el lunes que aumentó, no sofocó, la ira en torno al debate.

“Estos días he recibido muchos mensajes de gente ofendida, he reflexionado y la verdad que me veo en la obligación de rectificar”, escribió junto a una captura de pantalla de otro de sus tuits, de varios días antes, en el que tachaba la palabra “hotelero” por “queer”. “Mis vecinos tienen un bebé que no deja de llorar, salió extraño “.

Este último tuit de Sornosa puede ilustrar uno de los debates abiertos en torno a esta polémica, y el principal:

1. Las diferentes posiciones dentro del movimiento feminista respecto a las personas transgénero. Algo que viene ocurriendo desde hace varios años y se ha agravado en los dos últimos debido a la ley trans Tuvo su momento cumbre el 8 de marzo, cuando, por primera vez en la historia, el feminismo salió a la calle por separado esa tarde. Hubo dos manifestaciones en veinte ciudades españolas. En Madrid, que suele marcar el pulso de esta jornada, fue a la vez con distintos recorridos.

---

En principio, y aparentemente, fue la abolición de la prostitución lo que provocó la división. Sin embargo, el panorama, en realidad, era y es más complejo. Básicamente, sobre todo y en origen, la tensión se produce por la incorporación de la agenda queer (reclamaciones de identidades de género minoritarias) a la oficial, la del Ministerio de Igualdad; y libre autodeterminación de género incluida en los llamados ley trans, es decir, una persona sólo puede cambiar el nombre y el sexo en el DNI con su testamento, sin necesidad de informes médicos y años de terapia hormonal, como ha ocurrido hasta ahora.

2. Cancelar la cultura. Esta batalla, que se está dando en las redes entre las llamadas TERF -feministas radicales transexclusivas- y parte del movimiento transinclusivo, es la que ha aterrizado en estirar la encía y provocó el segundo de los debates, la cultura de la cancelación. Quelque chose aussi étroitement lié au révisionnisme historique de certaines figures du monde de la culture, notamment des hommes, comme Woody Allen ou Bill Cosby, et à la suite de toute l’explosion du mouvement Me Too et des violences sexuelles à un degré plus ou menos grande. grado que sacó a la luz.

Por el momento, en cancelar cultura tampoco hay consenso, ni siquiera en la propia existencia, ya que es imposible cancelar, en todos los sentidos y de manera generalizada, un personaje o un producto cultural. En el debate, las preguntas son muchas: ¿Vale la pena tener la ayuda de un invitado para dejar de seguir y apoyar? estirar la encía? ¿Un programa de poco más de una hora elimina todo el trabajo previo de Iglesias y Martín? ¿Es un error meter a Sornosa en un programa posicionado públicamente a favor del colectivo LGTBI? ¿Puede prevalecer la libertad de expresión en discursos claramente contrarios a los derechos humanos de determinados colectivos, como las personas trans?

3. Gestión de crisis en el movimiento feminista. El tercer debate abierto, ¿cómo se repara esta grieta en un colectivo que afecta a miles y miles de seguidores? Hasta el momento, la declaración de Iglesias y Martín no ha hecho más que aumentar el enfado de los ofendidos por la presencia de Sornosa; Los acusan de no haber emitido disculpas ni reparaciones por los daños emergentes que hayan podido causar a la comunidad trans. Y esto no solo fortalece los argumentos de los defensores de la cancelación de la cultura, sino que conduce a la última pregunta sustantiva:

4. Acoso en redes. A pesar de que las mujeres, especialmente las de interés público, suelen ser objeto de insultos y amenazas en las redes, el linchamiento público al que son sometidos Iglesias y Martín desde hace una semana es uno de los más virulentos de los últimos años y toma varias direcciones que se retroalimentan: la de quienes se oponen a la inclusión de mujeres como Sornosa en el programa, contra las presentadoras, contra quienes defienden a la humorista y contra la humorista misma. Y todas estas direcciones, atrás.

Iglesias, en una publicación en su Instagram, dijo que a pesar de los años en Internet, nunca había recibido el nivel de mensajes de odio que recibe en estos días. Odio en todos los sentidos.

50% rebajado

Suscríbete para seguir leyendo

leer sin limites

Etiquetas: Los cuatro debates feministas qua abierta polémica ultimo programa Estiramiento Chicle Sociedad

Los cuatro debates feministas abrieron polémica del último programa Estirando Chicle

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Orlando Bloom se une a la película de Gran Turismo
NEXT Se dice que Netflix, Amazon y Apple son los principales candidatos para quedarse con la nueva serie animada de Batman.