Zaragoza celebrará por primera vez un ritual de fuego japonés

Zaragoza celebrará por primera vez un ritual de fuego japonés
Zaragoza celebrará por primera vez un ritual de fuego japonés
---

La cartelera da una pista, pero el espectáculo sigue siendo un misterio. El sábado, a las 22:00 horas, se reunirán en el museo del fuego de Zaragoza una pléyade de artistas deseosos de celebrar el solsticio de una -al menos- forma particular. Dejando de lado las tradicionales hogueras de San Juan, músicos, bailadores, ejecutantes y rapsodas aspiran a imitar el tradicional ritual japonés Hit Matsuri en una noche que nunca dejará de ser mágica o desconcertante.

“Se trata de conectar el arte contemporáneo con el elemento fuego a través de diferentes lenguajes artísticos. Vamos a recrear esto Tradición japonesa antigua, equivalente a la noche de San Juan, donde el fuego purifica quemando todo lo negativo e indeseable”, explican los organizadores de un espectáculo que forma parte del programa Noche en Blanco. Antonio Ríos será el director de “Danza y voz del fuego”que mostrará alrededor de las llamas diferentes artes escénicas japonesas como danza butoh, percusión taiko o el sonido de la flauta ‘sakuhachi’. Se dice que el Hi Matsuri se celebra en Kioto con el objetivo de “dejar ir los malos espíritus y atraer a las deidades de las montañas” y para ello -y sin antorchas pero con un caldero- se juntarán una decena de artistas, como virtuosos de la viola Pilar Almale y Teresa Martín o los bailarines Isabel Romeo y Gonzalo Catalinas.

El fructífero vínculo entre Aragón y Japón se debe a este último, ya que hace casi veinte años la “camino de crecimiento personal” que contempla el butoh. Catalinas mantiene un laboratorio transdisciplinario de este tipo de danza en el Centro Luis Buñuel y también ha ofrecido talleres en Alemania, Italia y Turquía. “El butoh apareció en Japón al final de la Segunda Guerra Mundial como respuesta a la crisis de identidad. involucrado en los bombardeos de Hiroshima y Nagaski”, explica sobre un arte en el que a menudo se ven movimientos espasmódicos y rostros maquillados de blanco. “Hay que ponerse en el lugar de los japoneses de la época: los americanos se apropiaron de sus costumbres, el emperador que se creía divino cedió… Empezaba una época difícil”, dice Catalinas.

Así nació un arte de vanguardia que cuestiona la existencia y que es “una meditación expresiva en la que uno se libera y redescubre su potencial”. Catalinas pasó más de trece años investigando el butoh por el que sintió una atracción inesperada. algo desconocido, “quien no dudó en abordar la locura, la fealdad y otros aspectos que parecen más limitados en el arte académico”. Entonces esta técnica “empuja los límites, garantiza un crecimiento ilimitado y abarca muchos tipos de belleza”, concluye. La artista oscense, que ha trabajado en compañías como Dies Irae, Ana Continente o Romperlanzas, creó la primera escuela de clases estables de técnica teatral de danza japonesa en Huesca, a pesar de que “el butoh no se puede enseñar de forma cerrada porque es tratar de una forma de deconstrucción personal a través del cuerpo.”

Tabletas en el juego

A caballo entre el teatro de vanguardia y la performance, el espectáculo ‘Danza y voz del fuego’ gira en torno al butoh, la percusión japonesa (con tambores de Barcelona y Madrid) y la narración del rapsoda Luis Trébol. también jugará un papel importante el videomapping producido por Yaguar Visual y el maquillarse de todos los intérpretes, tarea de la que es responsable Ángel Lan. “En el ritual japonés, los hombres de la ciudad desfilan con antorchas a ritmo de taikos, por lo que la percusión también es fundamental”. Allí, a miles de kilómetros de distancia, el fuego también tiene un poder purificador y, de hecho, quienes participan en el Hi Matsuri arrojan a una hoguera tablillas en las que previamente han escrito sus arrepentimientos. “No se trata solo de dejar atrás lo negativo, sino de prepararse para recibir nuevas energías”, explican.

---

Una exhibición de butoh en Huesca durante una edición de Periferias.
Heraldo

Esta tradición recuerda a lo que se hace con los papeles llenos de deseos que se echan al fuego en San Juan, aunque en Japón la festividad se celebra el 22 de octubre y no el de junio. “Los participantes suelen escribir en una pequeña tabla de madera todo lo que quieren dejar atrás. El maestro de ceremonias enciende el fuego, que es quien transformará la energía negativa en energía positivay el sonido de los tambores hace que el humo suba al cielo con nuestras energías”, dicen sobre una experiencia que será “reinterpretada” el sábado en Zaragoza.

La cita es a las 22:00 horas y con entrada libre, aunque es necesario inscribirse previamente o reservar llamando al 976724262. Ya están en marcha los ensayos y preparativos, en un recinto, el Museo del Fuego y los Bomberos, que aún hoy se viste con la presentación de las actividades previstas para conmemorar su décimo aniversario. El sugerente cartel de propuesta es obra de nacho aranteguicon los que Catalinas y otros artistas ya han participado en numerosos “bols” como los que tienen lugar en el Centro de Interpretación La Alfranca o en las veladas nocturnas y artísticas a orillas del Utebo promovidas por la asociación Trautan.

- zaragoza celebrare por primero tiempo ritual fuego japones

Zaragoza celebrará por primera vez ritual fuego japonés

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV La Sala Colecciones Reales de Madrid se prepara para su gran mudanza
NEXT Es la ciudad de Lleida la que se ha convertido en un museo abierto del graffiti – .